Vídeos en línea

Experiencias de un periodista audiovisual

Posts Tagged ‘smart tv

El consumo de vídeo on line en 2012

leave a comment »

En la tarde de ayer me topé con uno de esos estudios estadísticos encargados por una gran empresa audiovisual como Ooyala que marcan tendencia y que son utilizados posteriormente por muchos ponentes en sus exposiciones sobre comportamientos de los usuarios en la red. En esta ocasión la multinacional norteamericana del vídeo lanza una serie de ideas recogidas en un trabajo de campo  realizado entre sus aproximadamente 1000 clientes durante los primeros tres meses del presente año 2012. El informe dice cosas muy interesantes sobre las que se puede reflexionar y debatir.

La duración de los vídeos

Uno de los enunciados que más me ha llamado la atención a mi es el de la duración de los vídeos que los usuarios consumen. Asegura el documento de Ooyola que la tendencia que se está imponiendo en el mundo digital es la de los vídeos largos, es decir aquellos que superan los 10 minutos. Dice el informe que “El contenido de larga duración supuso la mitad del tiempo total que los espectadores pasaron viendo vídeo online” Y ¿cuál es la explicación a este fenómeno cuando nos hemos encargado de recomendar los vídeos de corta duración allí donde nos han escuchado? El motivo es bien sencillo. Cada vez se impone con mayor frecuencia el consumo de películas, de series y de programas de televisión en la red. No podemos alejarnos de nuestra cultura audiovisual. Nos hemos educado de esa manera y hasta ahora la red no ofrecía la comodidad que hoy en día ciertos dispositivos tecnológicos como las smart tv (televisiones conectadas a internet) las consolas de videojuegos o las tabletas ya ofrecen. En nuestro país cada vez estamos más cerca de comportamientos como el de los yankies. Sentarnos en nuestro cómodo sofá y organizarnos la programación a nuestro gusto no está tan lejos.

El consumo de vídeo en movimiento

Es por ello que el consumo de vídeo de larga duración se ha disparado recientemente y no tardará en hacerlo por estos lares. La buena noticia es que puede convivir con nuestros vídeos de corta duración. Son dos consumos distintos. Por decirlo claro en un smartphone nunca veremos una película de tres horas y si un vídeo informativo de 90 segundos, por ejemplo. De hecho otro de los mensajes más significativos que nos deja Ooyola tiene que ver con la movilidad que se ha disparado. Asegura el informe que “los espectadores ven cada vez más vídeos en sus tabletas y dispositivos móviles, y durante más tiempo. El porcentaje total de tiempo visto en smartphones creció en un 41% el último trimestre. El porcentaje total de tiempo visto en tabletas creció en un 32%“. Lo dicho, se trata de dos consumos audiovisuales distintos que se consolidan como tendencia y en el que tiene cabida todo el mundo que produzca contenido audiovisual.

La forma de actuar de las audiencias

La última de las ideas que quiero destacar tras la lectura del informe sobre consumo audiovisual en la red es la del comportamiento de las audiencias. A la hora de consumir vídeo los usuarios lo hacen en horas muy similares a las que tradicionalmente lo habían hecho con la televisión. El famoso prime time se reproduce de manera similar o muy parecida en la red. Hay dos fases del día donde el consumo de vídeo es elevado. Una es a mediodía o última hora de la mañana. La otra es por la noche, en las últimas horas del día. Una forma de hacerlo que en la televisión siempre se comportó de similar manera. Dice el informe que “las reproducciones en tableta aumentan los días laborables por la mañana a medida que las personas se preparan para el día y se desplazan a su trabajo, después caen durante las horas laborables mientras aumentan las visualizaciones en PC. En los días laborables, por las noches, las visualizaciones en tableta aumentan, puesto que las personas ven vídeo en streaming para terminar el día. Un tercio de las reproducciones de vídeo en tableta tienen lugar entre las 19:00 y las 23:00, mientras que solo aproximadamente un 17% de las reproducciones en PC tienen lugar durante esta misma ventana de tiempo”.

Anuncios

La tele que viene

leave a comment »

Responde a esta pregunta, ¿cómo es más cómodo ver una película, serie o informativo, inclinado frente al ordenador, tumbado con un ipad en la mano, con el móvil mientras viajo en tren o cómodamente en tu sofá en la pantalla de 42 pulgadas y en formato panorámico con sonido surround?

La pregunta es intencionada y tendenciosa, lo sé, pero este es el argumento que vais a escuchar a partir de ahora cuando os pregunten o cuenten cosas sobre el consumo audiovisual y sus soportes en los próximos años. Los smart TV, o televisores conectados a internet han llegado para quedarse. En mi humilde opinión, la TDT ya ha muerto. Estamos a las puertas por fin de un verdadero consumo audiovisual bajo demanda y en las mejores condiciones, factor que sin duda va a terminar por enterrar una tecnología, la TDT, que ha revolucionado un sector que estaba muy asentado y controlado como el televisivo.

Ya en 2010 el número de televisores y consolas conectados a Internet para ofrecer servicios over-the-top (es decir, bajo demanda por internet) era de 106 millones en todo el mundo. Según un estudio de The Diffusion Group (TDG) esta cifra alcanzará los 250 millones de unidades en 2016. Aunque el crecimiento es  impresionante, esta cifra no supondrá más que la mitad de los hogares en 2016. En otras palabras, 488 millones de hogares contarán con el hardware y los servicios de banda ancha para recibir video bajo demanda, pero sólo una una mínima parte los utilizará.

Lo que es evidente es que todo va a cambiar a una velocidad de vértigo. La semana pasada los dueños de Telecinco ya hicieron pública su plataforma para ver sus contenidos bajo demanda. Antena 3 les lleva ventaja. Las grandes corporaciones audiovisuales mueven piezas para estar los primeros. Quizás sea hora de que los no tan grandes también se muevan en esa dirección para ocupar una posición de liderazgo.

La gran duda que me ronda la cabeza, es la de siempre. ¿Cuál será el modelo de negocio?. Si consumimos bajo demanda los usuarios exigiremos la eliminación de los anuncios, o directamente los eliminaremos nosotros como ocurre hoy en día con el consumo audiovisual a través de videoconsolas que permiten eliminar cualquier publicidad. ¿Estarán los anuncios directamente en el contenido? ¿Veremos a Clooney o a Julia Roberts consumir sin parar Nesspresso en sus películas? Me temo que sí, y aún así las producciones nunca serán tan rentables como hasta ahora.