Vídeos en línea

Experiencias de un periodista audiovisual

El nido del campeón

leave a comment »

Doscientos trofeos decoran el salón del atleta marroquí Hassane Ahouchar. Copas de todo tipo, tamaño y material ganadas en tan sólo cinco años. Ese es el tiempo que este corredor lleva en nuestro país después de decidir subirse a una patera y lanzarse a la aventura. A su llegada compaginó su pasión, correr, con trabajos como la venta de ropa en la Malvarrosa o en la construcción de escayolista. Fueron tiempos difíciles que ya han quedado en el olvido. La progresión de este deportista, su empeño, pero sobretodo su mentalidad han logrado que hoy sólo piense en su verdadera pasión, el atletismo. Dátiles, huevos fritos, aceite de oliva, miel, pan tostado, galletas, cereales y te marroquí componen el desayuno que Hassane prepara cada mañana. Un desayuno al que se incorpora Jaouad Oumellal, otro atleta marroquí que está dando que hablar en las carreras populares de media distancia y que sin duda es una promesa en ciernes. Viven bajo el mismo techo y junto a él, el marido de otra campeona, Fátima Ayachi, que comparte también mesa. La conversación entre los presentes gira en torno al deporte que todos practican. Hablan de marcas, de campeones y de carreras míticas. Conversaciones en las que también participan los dos hijos de Hassane y su mujer. Sólo en un ambiente así es posible mejorar cada día como deportista. Y eso es lo que ha conseguido este marroquí de 36 años cuya progresión va en aumento. El pasado mes de Noviembre participó por primera vez en la maratón de Valencia y para sorpresa de todos llegó cuarto justo detrás de los keniatas. Su marca personal fue espectacular y desde entonces muchas puertas se le han abierto. A finales del próximo mes de Marzo correrá los 42 kilómetros con 195 metros de China y con mucha probabilidad hará lo propio en Canadá. En su mente están los Juegos Olímpicos de Londres este verano. Para poder competir necesita la marca, que ya la tiene, y una decisión política. Sólo tres atletas españoles pueden competir en esa prueba, en unas semanas sabrá si él es uno de los seleccionados. Independientemente de si participa en la prueba olímpica, cada mañana se calza las zapatillas con las mismas ganas, llueva, hiele o haga sol. Hace un año decidió trasladar su vivienda a la vecina Almansa. Abandonó Valencia para mejorar su rendimiento. La altura de la localidad manchega juega a su favor y la distancia a su querida Valencia es mínima. Ha cambiado el cauce del río Turia por las llanuras de Almansa porque no piensa en una retirada. Su vida siempre ha sido el deporte y así pretende que siga siendo por mucho tiempo. En su cabeza sólo se repite un mensaje, correr cada kilómetro en menos de tres minutos para poder seguir disfrutando con lo que más le gusta.

Anuncios

Written by Ángel Ramírez

13 febrero, 2012 a 16:39

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: