Vídeos en línea

Experiencias de un periodista audiovisual

La tele que viene

leave a comment »

Responde a esta pregunta, ¿cómo es más cómodo ver una película, serie o informativo, inclinado frente al ordenador, tumbado con un ipad en la mano, con el móvil mientras viajo en tren o cómodamente en tu sofá en la pantalla de 42 pulgadas y en formato panorámico con sonido surround?

La pregunta es intencionada y tendenciosa, lo sé, pero este es el argumento que vais a escuchar a partir de ahora cuando os pregunten o cuenten cosas sobre el consumo audiovisual y sus soportes en los próximos años. Los smart TV, o televisores conectados a internet han llegado para quedarse. En mi humilde opinión, la TDT ya ha muerto. Estamos a las puertas por fin de un verdadero consumo audiovisual bajo demanda y en las mejores condiciones, factor que sin duda va a terminar por enterrar una tecnología, la TDT, que ha revolucionado un sector que estaba muy asentado y controlado como el televisivo.

Ya en 2010 el número de televisores y consolas conectados a Internet para ofrecer servicios over-the-top (es decir, bajo demanda por internet) era de 106 millones en todo el mundo. Según un estudio de The Diffusion Group (TDG) esta cifra alcanzará los 250 millones de unidades en 2016. Aunque el crecimiento es  impresionante, esta cifra no supondrá más que la mitad de los hogares en 2016. En otras palabras, 488 millones de hogares contarán con el hardware y los servicios de banda ancha para recibir video bajo demanda, pero sólo una una mínima parte los utilizará.

Lo que es evidente es que todo va a cambiar a una velocidad de vértigo. La semana pasada los dueños de Telecinco ya hicieron pública su plataforma para ver sus contenidos bajo demanda. Antena 3 les lleva ventaja. Las grandes corporaciones audiovisuales mueven piezas para estar los primeros. Quizás sea hora de que los no tan grandes también se muevan en esa dirección para ocupar una posición de liderazgo.

La gran duda que me ronda la cabeza, es la de siempre. ¿Cuál será el modelo de negocio?. Si consumimos bajo demanda los usuarios exigiremos la eliminación de los anuncios, o directamente los eliminaremos nosotros como ocurre hoy en día con el consumo audiovisual a través de videoconsolas que permiten eliminar cualquier publicidad. ¿Estarán los anuncios directamente en el contenido? ¿Veremos a Clooney o a Julia Roberts consumir sin parar Nesspresso en sus películas? Me temo que sí, y aún así las producciones nunca serán tan rentables como hasta ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: